Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Algo más que el fin

>> martes, 2 de noviembre de 2010

—Lamentamos decirle que prescindimos de sus servicios.
—Bueno, las cosas no son como uno las imagina —contesto.

Miro la jefa de personal y quiero abofetearla porque por su culpa soy un desempleado más.
“Nancy la gente está acostumbrada a ser pisoteada. Si un jefe de personal dice lústrame los zapatos, lustran los zapatos. Yo soy distinto porque defiendo la dignidad del individuo. Por ello… eh… ya sabes… renuncié”. No, parezco muy heroico. “Nancy es hora de cambiar de vida y conseguir un mejor trabajo”. Tampoco. “Mira… eh… voy a montar un negocio con un amigo que será una mina de oro”. Ni yo lo creo. “Mientras surtía los aceites una voz interna me dijo que algo grande estaría por ocurrir y ya sabes… eh…”.

—Hola ¿Cómo te fue?
—Bien querida… eh… lo novedoso… eh… es que perdí el trabajo.
—¡Cómo! ¿Hablas en serio?
—Si, pero hay solución.
—¡Solución! Lo mismo dijiste cuando te despidieron de la fotocopiadora. ¡Siempre lo mismo! ¡Tu puta inestabilidad!
—Nancy no te enojes, las cosas volverán a ser como antes, confía en mí.
—¡Cómo antes! ¿Cuándo aprenderás a asumir responsabilidades? ¡Estoy harta de mantenerte!
—Pero Nancy...
—¡Pero nada! ¡Te vas!
—Nancy…
—Ya me sé tus excusas. Eres diferente a otros tipos, eres orgulloso, eres libre, eres el que escucha una voz interna que nos hará millonarios.
—Nancy, me duelen tus palabras.
—¡Ahora te duele!
—Ehhh...
—¡Lárgate!

En la calle soy otro desempleado sin mujer y sin casa. A unas cuadras adelante veo un bar.

—Señorita, una cerveza.

Pongo la maleta en el piso. Una cerveza y otra y otra. Una mujer se acerca:

—Te ves mal.
—¿Te parece?
—Si, pero yo te puedo… sabes… rehabilitar.
—¿Qué harías?
—Tienes que descubrirlo.
—No estoy de ánimo para las adivinanzas.
—Pareces un adolescente.
—Y si eso te parezco ¿por qué no te vas?


Otra cerveza. ¿Cuánto le debo? Gracias. Al querer tomar la maleta descubro que ésta no está ni tampoco la mujer que antes me había saludado. Así que en la calle soy otro ebrio sin empleo, sin mujer, sin casa y sin maleta. Voy cabizbajo y en una esquina tres jóvenes me detienen. El mas chico se lleva las manos al bolsillo del pulóver.

—Viejo, danos la billetera.
—¡Qué!
—¡Maricón la billetera! ¡Yaaaaaaaaaaa..!
—¡Qué!

De un puñetazo en la oreja me arroja al piso. Siento, sin poderme defender, como sacan la billetera del pantalón. Intento reponerme del golpe cuando de nuevo me toman de la camisa y me levantan de un tirón.

—¡Borracho la calle no es dormitorio público! Búscate otro lugar o...
—O ¿Qué? ¿Me golpearas?
—Muy bravo ¡Toma!

Con la cacha del revolver el policía me rompe la frente. Recuerdo la jefe de personal, a Nancy, a la mujer del bar, a los tres atracadores y de un golpe le hundo un pómulo al policía. Otros policías acuden a la escena.

— ¡Quieto, manos arriba! —grita un oficial.

Alzo las manos y TRÁCATE. Un cachazo en el rostro. De nuevo al piso y los polizontes empiezan a patearme. Minutos después un gato pasa y saca las uñas.

8 comentarios:

MALENA miércoles, noviembre 03, 2010  

Increible el post, Juan Camilo pq sobre un tema serio me provocaste una :)! Sabes? Me recordó al film:
GIRO AL INFIERNO! (Sólo le hubiese faltado un felino con las uñas bien afiladas dps de todo lo q le sucede..)

Abz fuerte!

Te sigo, obvio!!

La Maquinista Yey★ miércoles, noviembre 03, 2010  

Quizás sea un golpe fuerte para darle más coraje y salir adelante cueste lo q cueste!!!

Gracias por abordar mi tren!

Saludos!!!

Humberto Dib miércoles, noviembre 03, 2010  

Juan Camilo, un escrito al borde, me gusta tu estilo.
Un gran abrazo. Humberto.

Aldabra jueves, noviembre 04, 2010  

no se puede tener más mal fario que ese hombre, por favor, que alguien le ayude.

me ha gustado el relato y he empatizado mucho con el hombre.

biquiños,

M. jueves, noviembre 04, 2010  

vaya, como un agujero negro. sacas la pierna del lugar más imprescindible (bus, taxi, apartamento, metro) en el momento justo en que pasa el dinosaurio. no vale el que no creyeras en dinosaurios. bukowski incluso sonreía,lo que ya no tiene lugar (con estos impuestos tan altos y estas invasiones y hasta los extraterrestres presionando al gobierno) su final incluiría a la mujer del bar más adelante, un polvo rápido, y una pelea antes de abandonar el bar. y, sí, quizá podrían hasta violarlo en la cárcel, luego del incidente policivo, pero unos años después, quién sabe, caminando por la cera hasta podría salir volando... eso en bokowski, porque en aquí, sin duda, no hay ya lugar para la añoranza. la esperanza es otra cosa, y está en poder caer de pronto a textos como este.

Belén jueves, noviembre 04, 2010  

ostrás... si es que lo mejor es no salir de la cama en según qué días!

besicos

lasombradeaquiles jueves, noviembre 04, 2010  

Hombre Camilo, a pesar de nosotros, creo que la imagen no debe tomar siempre el rumbo alucinante de los sueños y caer en el abismo de la incomprensión. Esto es realmente lo que siempre me ha agradado de tu escritura, la sencillez de las imágenes evocadas y la sinceridad del lenguaje, sin abandonar claro, esa belleza poética que acompaña todo lo anterior...

LokCordura! jueves, noviembre 04, 2010  

La vida esta tan relacionada entre si una cosa lleva a la otra y asi sucesivamente, todo encadenado y cuando crees que acaba aparece algo nuevo, pero mejor asi, que la adrenalina genera adiccion.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP