Casi siempre es el miedo de ser nosotros lo que nos lleva delante del espejo.
Antonio Porchia


El muro

>> lunes, 22 de septiembre de 2008

Me dijo un amigo que estaba estancado. Que si, mis textos eran ágiles y transparentes, pero sentía que había algo, un no se qué en o se dónde que me frenaba.

Querido amigo, estas en toda la razón. Hay una no se qué en no se dónde que me contiene. Últimamente me da miedo escribir con todo mi desgarramiento. Es tanto que oculto su identidad para no involucrarte.

Hace unas semanas una mujer, involucrada en mi blog, este el que estas leyendo, lector metido y desocupado, se enojó. Me dijo que no tenía derecho a utilizar su nombre para mis textos, que no todo era literatura, que la respetara, que ella no era un personaje público y nadie tenía derecho a saber de sus intimidades.

Eso me generó un problema. Pensé que tal vez ella estaba en lo cierto y que nadie tenía la culpa de mis enfermedades. Mis problemas afectivos, casi patológicos, son míos y de nadie más. A ella le dije que fresca, que se relajara, le estaba dando un poco de inmortalidad. Puro miedo discursivo. Pero en el fondo le concedía todos sus reclamos. Pero es duro aceptar los propios errores. Desde que exista la idea del otro a él se le pueden delegar todos los fracasos.

Pensé que había que perder la vergüenza y escribir sin miedo, arrojarse al vacío. Lo hice y las consecuencias no me gustan. Este blog es enfermizo. Pero aún así me gusta.
Y no sabes como me gustaría decir que te llamas Julio Cadavid, que sos músico y antropólogo, que la nena del reclamo se llama Sandy y todavía la siento, que perdí rastros de Yamile y me hace falta verla, pero no la buscaré porque ya le generé varios problemas. Que trataré ser mesurado y no escribir tanta huevonada. A ver si derrumbo el muro de la vergüenza.



13 comentarios:

Juan sebastian acosta martes, septiembre 23, 2008  

Cuando uno ronda la existencia de un escritor, corre el terrible riesgo de convertirse en un personaje; eso no debe ser motivo de rabia, porque es algo apenas natural, si rondaras la vida de un chofer, te montaria en el carro, si ronadaras a un carnicero, seguramente en tu casa no faltaria la carne, mejor dicho: es apenas logico que si sos amigo o amiga de un escrtor te monte en un cuento y te sirva poemas.

Perdiendo el tiempo miércoles, septiembre 24, 2008  

Eso de andar contandole la vida de uno al mundo, a mi me parece una fisica maricada. Si uno tiene problemas de afecto o de compañia, pienso yo que lo mejor seria comprarse un osito. Y lo peor no solo es eso, sino además, andar mezclando a otros en lo que uno escribe acerca de si mismo. Eso es una imprudencia y además un irrespeto. Yo creo que mas que mostrarle con poemas sus tristezas a la humanidad, deberia leerselos a su winnie pooh.o21

Anónimo,  miércoles, septiembre 24, 2008  

El ser humano está en todo su derecho de contar su vida, si le da la gana. Eso es desición propia. Todos tenemos necesidad de expresarnos y cada uno elige la forma con la que se sienta más desahogado. El escritor no escribe sino sobre sí mismo, si escribe sobre otras cosas su escritura no tiene validez. Mi querido perdiendo el tiempo yo te imagino hablándole al wini pu acostado en la cama boca abajo y doblando las rodillas, mientras escribes en tu diario. En el verdadero escritor, cada palabra es una lágrima o una gota de sangre que fluye de adentro. Los otros, inmersos directa o indirectamente en la vida del escritor, son muy a menudo la fuente de esos sentimientos extremos. No critique la forma de expresarse del otro. eso es pisotear de la forma más terrible los sentimientos del otro. cada quién verá cómo maneja la sangre de sus venas. Si le parece maricada, dedíquese usted a cosas que considere importantes que al criticar esos sentimientos en los que otro habla de otros, hay sentimientos suyos, se est´pa revelando en público y está siendo inconsecuente con su pensamiento, así como lo estoy haciendo yo en este momento.

Anónimo,  miércoles, septiembre 24, 2008  

si bien el ser humano está en todo su derecho de escribir sobre lo que se le venga en gana, si un ser humano como por ejemplo camilo betancur, alias el perdido, escribe sobre usted y lo qeu escribe no le parece elogioso y además, es calmunia, pues la salida es bien simple. demandar a camilo por injuria y calumnia. pero si camilo no ha calmunniado a nadie hay que dejarlo que escriba sobre lo que puede.
Atentamente:
Florentino Colera, abodado phd
de Camilo Betancur, oriundo de Fredonia Antioquia, residente en Girardota, donde labura en un periódico.

Anónimo,  miércoles, septiembre 24, 2008  

Perdiendoe el tiempo es un tipo de doble moral. Probablemente no lea mucho y lo que diga lo diga por instinto y estudie alguna ingenieria. Algo que le oculte su pereza mental. usualmente prefiere los numeros. Es un ser vengativo. Solo ataca desde el anonimato. y si escribio un comentario asi habra hecho cosas peores. De seguro conoce alguna de las dos mujeres mencionadas en el texto. Y se rebela para mostrarse un heroe ante ella. Pero es solo por aparenter, porque tambien hablara mal de ella cuando no este con ella o cuando ella lo deje por falso. Como dije es un hombre doble. Sonrie cuando le conviene pero no es capaz de enfrentar sus principios. Se calla, se va y ataca cuando nadie lo ve. Al menos el autor de este blog pone la cara a sus conflictos, que no dejan de ser ridiculos, pero aparentemente sinceros.
Perdiendo el tiempo, tal vez, cuando chico, se robo un pollo, lo oculto, y delato a un amigo o hermano. Luego, le sonrio en la cara diciendole que no entendia nada de lo ocurrido. Le gusta ser bulloso para llamar la atension y hacerse el loco,el sufrido, el garcioso, el que nadie lo entiende. tiene miedo de que descubran su naturaleza de falso, de doble. hay que cuidarse de esos tipos. yo siendo usted, querido Camilo, no le hubiera dedicado un texto entero a un tipo de esos. No se lo merece. Ademas puede estar planeando como vengarse de usted. usualmente dejo mi nombre, pero debido a la falsedad de las personas como Perdiendo el tiempo, opto por el anonimo. Pero como usted ha demostrado no temerle a las represarias, entonces que Dios lo proteja de ese lobo disfrazado de winnie pooh

Anónimo,  jueves, septiembre 25, 2008  

la osadia para muchos puede ser un defecto, pero yo creo que es una virtud, solo los mas osados alcanzan lo que quieren, incluso llamar la atencion de otros. no hay por que preocuparse mi querido metafora rota. si no se escribiera lo que se piensa y se vive, seria engañarse asi mismo. Julio César

el perdido viernes, septiembre 26, 2008  

hay hombre anónimo, posee usted una mente sorprendente y deductiva. Resulta que el personaje del comentario Se llama Juan José, estudia ingenieria, vive en Girardota, es de personalidad inflamable, explosiva y conflictiva. Yo no me hubiera atrevido a decir tanto, pero comparto su comentario.
Por otro lado, Julio, cada noticia suya es como el viento en la tarde. Por cualquier ángulo es bien recibido. A tu salud esta amistad que le profeso.

Anónimo,  sábado, septiembre 27, 2008  

De acuerdo con los ultimos comentarios, hay que cuidarse de gente como esa tan falsa

Perdiendo el tiempo sábado, septiembre 27, 2008  

Un día de estos, te vuelvo a comentar esta porqueria de blog, para que asi, por lo menos, puedan vaciar todos esos vacios que tratan de esconder.....tras unas letricas muy bien acicaladas.

Definitivamente, yo soy la sal...que le da gusto a sus mundos.....Energía

Perdiendo el tiempo sábado, septiembre 27, 2008  

PD: Si, definitivamente deben cuidarse de alguien tan falso...ustedes que son siempre tan sinceros...de nuevo Energía.

Sergio Alejandro Henao lunes, septiembre 29, 2008  

Camilo, no deberías afectarte, ni mucho menos acomplejarte por ese tipo de comentarios que de entrada tendrías, si tu cordura lo permite, reputar de necedad, en el caso que así lo juzgues.
Juan José quizás opina desde el desconocimiento mismo de lo que es la escritura. No pretendas enseñarle lo que por el mismo debería comprender. Sino lo comprende, allá él, otros se han quedado en mayores obscuridades por ignorar cosas más sencillas. Además está en todo su derecho a comentar, como lo tienes tu en responder. Pero hay cosas que de entrada implica perdidas de tiempo. Y digo lo anterior sin abluciones a seudónimos ni alteregos. Hablo limpiamente, directo.

Publicar tiene sus serias implicaciones. Y lejos de pretender acá un papel conciliador, plasmo mi opinión como la señora que ve las noticias y le comenta a su vecina lo terrible del asunto. No hay otra intención detrás de esto.

Lo único que sugiero es la paciencia, que se acerca mas a la sabiduría de los viejos estoicos, quienes sabían que en la indiferencia, y tal vez en el cinismo, estaba la gran respuesta a la estulticia de la que no comprenden.

Yo, en mi humilde opinión, no desvirtuó en nada el comentario de JJ. Al contrario, creo que contribuye. Contribuye a que él se inserte en dinámicas de discusión mucho más cálidas, puesto que el rechazo genera rechazo. Tirar la piedra cuando la piedra se tira, es de por si aliarse de entrada con el enemigo. Yo creo que con afecto todo comentario debe ser recibido, por encima de los resentimientos. No tengo ningún resentimiento con el Sr. J.J y trato de comentar con toda la subjetividad serena de la que soy capaz. No creo que algo me pueda sacar realmente de quicios, y menos en espacios tan absurdos como los de la red, donde es posible enmascararse y huir, por que dar la cara resulta mas problemático y comprometedor y honrado. Y los valores de la época, ya se sabe, están en sustancia revertidos.

Son honestos entonces los comentarios de aquí y de allá. Cosa que no debe parar en mayores. El juego es de lenguaje, y eso ya lo sabes vos JJ que has leído Wittgestein (no se como se escribe, el fin). Por seriedad, no deberían entonces desgarrarse en este espacio, pues no van a llegar a nada. Les recomiendo que se tomen un cerveza. Los dos pueden llegar a cualquier acuerdo.

Intuyo que cada hombre es alguien vulnerable a ser otro. Así como el desechable no es tal, yo tampoco soy este de hoy para mañana. Hay un espejismo en cada uno que puede trocarse en manantial cuando menos lo esperemos. No perdamos la fe.

Bonito que discutan. Pero es lamentable cuando se comprometen sentimientos de rencor en lo que se dice. Cuando hablan del mundo que esta llevado en la miseria, hundido en los fanatismos, y trágicamente alterado por conflictos insulsos, deberían tener presente que los llamados a cambiar ese tipo de espectáculos horrendos son los que aparentemente se reconocen a si mismos como individuos, como seres que piensan distinto, a la vacas al menos.

Bueno. Allá ustedes. Tiro la piedra sin blanco fijo. Solo para alborotar los pájaros, quizás. No tengo puntería.

el perdido lunes, septiembre 29, 2008  

Aleluya a todo comentario, A Juan lo cito para el sabado. Si lee esto. Mi cita es para invitarlo a un cerveza y un abrazo. Ya mis aguijones son brazos abiertos, al menos los míos. Mi Sergio, como siempre, cada palabra tuya, es un trago de vino. Embriaga en la medida exacta. A todos, si me lo permite al vida, le gradezco cada una e sus palabras.

Anónimo,  miércoles, octubre 01, 2008  

El artista debe encontrarse en su obra, por ende se proyecta en ella, gracias a eso puede sublimar sentimientos, mantener la cordura y se convierte en necesidad producir: es una de las diferencias entre el artista y el hombre común.

Si te gusta escribir sobre tus problemas afectivos, de tal forma que pasan de ser simples problemas cotidianos a ejercicios literarios, no debes parar de hacerlo. Y la chica que le escribes le molesta y prefiere un tipo que le regale tarjetas zea, problema de ella.

Pienso que muchas personas se sentirían a gusto, por ser parte de un cuento, poema o canción, pero si trae problemas, la solución no sería censurar las palabras, sino cambiar los nombres.

Isobel

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP