Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Deseo e ilusión

>> viernes, 12 de septiembre de 2014


Llega la luz con su lado oculto. El sueño de un posible, de días en comunión con la brisa del amor. De la mano de un impulso materializado en una explosión de instintos, de un fuego que se quema en la primera llamarada.

2 comentarios:

María viernes, septiembre 12, 2014  

La llama enciende el deseo de un sueño.

Un beso.

Juan Camilo sábado, septiembre 13, 2014  

Maria
Es cierto, pero ese encenderse sucede a otro ritmo, como si fuera en otra tonalidad.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP