Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Presencias

>> viernes, 26 de septiembre de 2014


Hace unos días un docente afirmó a un grupo de niños y niñas que los ángeles existían. Él, sin creer mucho en sus propias palabras, dijo que eran tal reales como los hombres. Uno de los niños, algo silencioso, pero muy atento, alzó la mano y dijo que había un ángel cerca. El hombre ignoró el comentario. 
Camino a casa el docente pensó en el niño y se conmovió por la ingenuidad. No le dio más vueltas al asunto para no entrar en debates morales sobre el impacto de sus historias. 
 Una semana después, el docente estaba en una convención de literatura en la ciudad. Pasó por un centro comercial, justo por la sección esotérica. Sintió una palpitación fuerte. La misma que le dio el día que conoció a la madre de su hija y el día en que por un azar que todavía desconoce no tomó un taxi y a los minutos este vehículo se accidentó. Así que entró al lugar. A los segundos, una señora que no conocía, de unos sesenta años lo llamó por su nombre. Ella para calmarlo le dijo con voz amorosa que no se asustara, que ella trabajaba con los ángeles. El docente escuchó sin poder mover un dedo como ella le argumentaba que unas horas atrás se había contactado con un ángel, quién le dijo que un hombre, llamado tal, con tales indicaciones y a tal hora llegaría a su negocio. Entonces debía darle unas esencias para que ese sujeto, que tenía una conexión especial con los niños y niñas hiciera una apertura significativa entre los ángeles y los niños.

2 comentarios:

Elda domingo, septiembre 28, 2014  

Encantador relato que he disfrutado.
Quizás todos tengamos un ángel que en ciertos momentos nos protege de algunas cosas inexplicables.
Me gusto pasearme por aquí.
Saludos.

Juan Camilo lunes, septiembre 29, 2014  

Elda
Bienvenida por esta ventana. Espero estos paisajes te adviertan de otros viajes. Un abrazo.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP