Casi siempre es el miedo de ser nosotros lo que nos lleva delante del espejo.
Antonio Porchia


El espectro

>> domingo, 25 de mayo de 2008

Una mujer de cuarenta años, gorda y rezandera por todos lados, fue encontrada muerta, en su cama, sin una gota de sangre. En el cuello, en la yugular, tenía un puntico rojo, como una picada de zancudo. Los médicos y las autoridades desconocen las causas de la muerte. Aunque todo el pueblo sabe, lo rumora, que la mujer soñó con Dios.

2 comentarios:

Anónimo,  lunes, mayo 26, 2008  

una buena nota.
¿como sabe la gente que la mujer soñó con dios?

el perdido miércoles, mayo 28, 2008  

Porque todos, mi pequeña saltamonetes, se hacen la misma pregunta que vos. Todos niegan su culpa y su complicidad.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP