Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Bocado emocinal

>> sábado, 30 de abril de 2016



Por algunos años fui las sobras de otros.
Consumí fritos y fui altamente grasoso 
                                   y contaminante.
Me nutrí y nutrí de lo menos saludable.
Hasta que empecé a verme como consecuencia
                                                  de los alimentos. 

Ahora soy caviar,
un suculento plato.
Ya no me da hambre de compañía
menos, alzo el plato para pedir migajas. 
Al contrario,
consumo lo que fortalece el amor, el propio,
el que te hace dulce, suave,
digerible y exquisito. 

2 comentarios:

Elda domingo, mayo 01, 2016  

Muy buen cambio, más digerible y mucho más sano, como tiene que ser el amor y el alimento del cuerpo.
Muy originales tus versos, me encantaron.
Un saludo.

Juan Camilo lunes, mayo 02, 2016  

Elda

Gracias por tu comentario. Por estos lados de la palabra siempre eres bienvenida. UN abrazo y que pases un bello día.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP