Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


El derecho a estar tranquilo

>> miércoles, 13 de noviembre de 2013


No porque se nazca con las rodillas raspadas, con la tristeza como una marca indeleble en el alma y por ello se le delegue a los sueños el peso de la soledad. 

No porque se crea que Dios esté tentado a borrar la humanidad poco a poco, de a tajos, porque la humanidad no supo qué hacer con tanta luz. 

 No porque se herede sin escrituras los errores de nuestros padres y maestros que no supieron que hacer con ellos mismos. 

No porque se confunda el amor con el vacío de los cuerpos electrizados por la corriente frenética del miedo a estar solos. 

No todo está perdido. Al menos así lo creo. Nací con el derecho universal de estar tranquilo. Soy el camino a mí mismo. Soy la medida de mi esfuerzo.

2 comentarios:

escuchando palabras miércoles, noviembre 13, 2013  

que lindo leerte tan armonico...contagiame, jejej feliz miercoles!!! beso

Juan Camilo miércoles, noviembre 13, 2013  

Escuchando palabras

te contagio con una sonrisa.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP