Casi siempre es el miedo de ser nosotros lo que nos lleva delante del espejo.
Antonio Porchia


Escombros

>> sábado, 15 de septiembre de 2012


El tiempo agrieta el cuerpo y gota a gota el amor se cae de la carne. No alcanza el abismo para aplacar la herida abierta desde antes de la palabra.

6 comentarios:

María sábado, septiembre 15, 2012  

El tiempo ayuda a calmar las heridas, es el tiempo el que hay que dejar pasar para que cure esas grietas que se abrieron en el corazón.

Breve pero muy intenso este micro.

Un beso.

Nada más importa domingo, septiembre 16, 2012  

Creo que Nunca el amor se cae por completo. Inteligente, busca la manera y aprende a filtrarse. Deja que algunos pedazos sobrevivan y a otros simplemente los libera. Las grietas hacen que éstos mueran en el suelo, destrozados y olvidados. Los escombros formados en el cuerpo se esfuerzan y aún sacrificándose al máximo, contienen restos de lo que se vivió, lo cual se conoció y aprendió a sentir para siempre. Y así comienza el ciclo del amor nuevamente.
El abismo puede ser tan profundo que no sea posible ver el fondo, ni imaginarlo, pero siempre algo nos trae de vuelta y entonces volvemos a mover las manos. Los labios balbucean lo que después pronunciarán convencidos y junto con las manos, o separados según el caso, recurren a la palabra. Que si bien puede matarte en cualquier momento, por otro lado sana, y es capaz de revivir todo lo que parecía, o efectivamente, antes había estado muerto.
Y puede provenir de cualquier lado. Aún, del más inesperado.

(apreciación personal, por supuesto)

Juan Camilo domingo, septiembre 16, 2012  

Maria
Sus palabras bálsamo para los ojos y el alma.

Nada más importa
Un milagro se encierra entre sus palabras, y es eso precisamente lo que hay que encontrar en la vida. Como un milagro verte de nuevo por este espacio.

fus domingo, septiembre 16, 2012  

Si le das tiempo al tiempo las heridas se cierran, y a veces, hasta no quedan cicratices.

un abrazo

fus

Belén R. lunes, septiembre 17, 2012  

El tiempo agrieta el cuerpo y cicatriza las heridas por muy hondas que sean; pero el amor no tiene por qué desaparecer con el tiempo. Muchas veces sucede al contrario y va in cescendo año tras año qunque sea de forma más sosegada y placentera.
Un beso.

Juan Camilo lunes, septiembre 17, 2012  

Fus

Gracias por sus palabras. El tiempo es la medicina de las medicinas.

Belén R.

El tiempo hace paso en el cuerpo. Y éste al cambiar también cambia lo que siente. Un abrazo

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP