Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Deseo

>> martes, 23 de febrero de 2016



El placer es fuego atizado por el viento.
Pienso en el pasado más cercano.
La última caricia
el último lecho donde hizo acrobacias 
                                       el corazón
y el deseo emerge como llama
antorcha 
impulso incontenible.
Entonces te veo.

2 comentarios:

María Perlada martes, febrero 23, 2016  

La ves desde el fuego entre las llamas y el deseo en el lecho de su piel.

Un beso.

Juan Camilo martes, febrero 23, 2016  

Hola Maria, saludos. Gracias por tu comentario. Me gusta mucho leerte.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP