Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Conversación ficticia con Ingrid Betancur

>> viernes, 4 de julio de 2008


Pensé escribir sobre Ingrid Betancour, pero es tema nacional. Cualquier cosa que diga sobre su rescate no es más que otra suposición de ese rescate. Lo único que falta en esta historia es esperar que los medios de comunicación colombianos den la certeza de la ayuda de extraterrestres en el rescate de Ingrid Betancour.

Además es sospechoso que suceda tal acontecimiento dos días antes del cumpleaños de Uribe y que pase en este momento en que su imagen pública está tan desacreditada.

Lo peor de todo es que las entrevistas que se le hacen a la máxima figura, por estos días del mártirismo colombiano son las mimas.Las historia necesita mártires. Por eso, me aventuro a hacerle una entrevista más humana, más cochina, a la sufrida Ingrid Betancour, como si ella no fuera más que una mujer con orejas. Nada extraordinario

C: Perdonara usted, señora, pero no le haré las preguntas de cajón. Las que ha contestado por estos días y las que seguirá contestando. Las respuestas usted ya se las sabe de memoria. Quiero preguntarle sobre mí, un desconocido a sus ojos. ¿Qué harías si me quedo calvo después de esta entrevista?
I: Para eso falta bastante tiempo. Muchachito. Haber: 1. Te compraría una peluca
2. Me reiría mucho
3. Te regalo un sombrero de copa, de esos que traje de la selva.

C: Cómo se que eres muy decente y no me decís, por decencia, claro, las cosas que has sentido en cautiverio. Me atrevo a preguntarte ¿Cuántas veces has querido meteré un puño a un periodista? I: Que recuerde... Humm... Muchas. Pero la más reciente es en esta entrevista. C: Has pensado, me imagino, que soy un bicho raro. Por algo me mira de esa forma. Piensas que esto más que una entrevista es una tomadera de pelo. Ahora ¿A qué bicho me parezco?
I: A un sapo. A un sapo de ojos cuadrados y dedos largos. A un sapo cantando solo en un estanque.

C: Suponiendo que me de una enfermedad y pierda las manos y usted esté haciéndome la visita, porque le interesa volver a hablar con el único periodista que no le rinde pleitesía. Y por cosas de la vida un insecto me pica un testículo ¿Me rascarías?
I: Si, no sería nada raro. Recuerdo haberle hecho lo mismo a Marulanda. Eso que él era más viejo y más feo.

C: Después de seis años de cautiverio ¿Cree en el amor?
I: Creo que sí. La búsqueda del amor es constante. Mis hijos son el amor.
I: Y usted periodista ¿has conocido el amor?
C: No. ¡Qué tal! Tendría hipo todo el tiempo.

I: Hubieron días de miseria. La esperanza me era ajena. Hasta sentía que los sentidos me fallaban. Ahora, si a usted le tocara perder un sentido ¿Cuál perdería?
C: Ninguno. Creo que me dejo morir.

I: Por cosas del oficio, mis asesores investigan a mis entrevistadores. Me enteré de que usted escribe poemitas. No conozco ninguno de sus textos. Pero tengo una inquietud desde mi adolescencia. Cosa que no he dicho nada de eso porque creo es una bobada, pero ¿Qué es mejor, sexo o poesía?
C: Afortunadamente no ha leído nada mío. Sería un desperdicio de tiempo. En cuanto a su pregunta, prefiero el sexo para escribir poesía. Si utilizo al poema para obtener sexo, la mujer termina prefiriendo la poesía que al hombre.

I: ¿Por qué una avispa?
C: Por cúlona. Porque desde que te liberaron estas echando cantaleta, pareces una avispa volando. Fueron seis años que usted misma se buscó. Se merecía eso. Nadie más que usted. Luego salís y le ayudas al dictador Uribe para que siga dictando, para que a través de tu imagen el pueda legalizar lo de su reelección. Usted será una cortina de humo. Porque tenes el veneno contenido. Esperas insoportablemente utilizar tu aguijón. I: Entonces ¿El sapo, como usted y como el pueblo colombiano, se come la avispa?

C: No. Le daría indigestión. Pero la entrevista no era para mí sino para la mártir Ingrid Betancur. Así que continuo con mis preguntas.C: ¿Algún guerrillero te hizo el favor durante este tiempo? ¿Cómo pasaste tantos años sin nada de nada? o, cuente pues, ¡no se haga la pícara! mala, así no, haber... cuente pues... ah... no le de pena que eso es de humanos.
I: No le voy a contestar. ¡Irrespetuoso! ¡Saquen a este enfermo de aquí! ¡Guardias!
C: No, espere. La última. No te imaginas que en este momento, te aprieto con la mano una mano y...

I: Eso saquen a ese maldito de aquí. Se ganó una demanda

8 comentarios:

juandelacosa viernes, julio 04, 2008  

sabes que cami, voy a buscar la forma de hacerle llegar este post a la mártir de Ingrid Betancurt, ya sea a alguna página que exista sobre ella o al mismísimo correo personal.
Muy bueno este post, me hiciste reir un buen ratón.

Anónimo,  sábado, julio 05, 2008  

manuel marulanda era mas feo, si, pero tenía billete. uribe, no creo que llegue todavía a usar el apellido de "dictador", no sabes de política ni un pis. que falta de seriedad.

Anónimo,  sábado, julio 05, 2008  

manuel marulanda era mas feo, si, pero tenía billete. uribe, no creo que llegue todavía a usar el apellido de "dictador", no sabes de política ni un pis. que falta de seriedad.

Jhoed domingo, julio 06, 2008  

Cami: me parece muy bacano tu texto, porque se sale de los comentarios rayados y propagandísticos de esta noticia. Tus anteriorestextos no los he comentado, pero los he leído y me han encantado todos: tu calidad como escritor comienza a ser sospechosa y peligrosa. Muy hermoso el texto sobre los problemas de la adolescencia en la que está entrando el pueblo (ojalá no sea solamente, como sucede con las personas un cambio hormonal sino también de actitudes ante el mundo) y se me quedó grabada una frasede otro de tus textos que me llegó al alma: "has construído un muro entre ambos. No haré nada para derrumbarlo..." Adelante parcero, ya no tiene más posibilidades.

Anónimo,  martes, julio 08, 2008  

Hey camilo, me rei. Me preocupo el titulo, pense: este guevon que nunca habla de politica, que maricada irá a decir. Menos mal no tome en serio ni el encabezado. jejeje... muy bueno parce. otros blogs estan todos preocupados, deberias visitarlos y hacerles una entrevistica, a ver como sobreviviran con tanta ingrid respondiendo preguntas solemnes.

Le estas tomando el pelo al mundo, marica.

Anónimo,  domingo, julio 13, 2008  

Cami, me gusta la manera como escribes. eso no lo puedo negar.
A veces despues de estar enfrascado en lecturas profunds y solmnes llego a tu blog y siento como un fresquito; como si hubiera algo en vos que me relajara, ( claro,no siempre es asi, a veces llego al punto final y termino mas preocupado de lo que estaba antes de leerte), no obstante, sin quitarle verdad a eso de que seras un gran escritor, sin negar eso, debo decirte que este texto no me gusto. No lo encuentro divertido, no porque considere que ingrid sea una martir, si no porque ante una situacion como esta hay otras cosas para decir.Que importa que no quieres formar parte de esos periodistas lame culos que hoy estan tan de moda, eso no importa, pero tampoco escribas esas cosas tan superficiales, tan sin sentido; eso de la rascada de una gueva es , a mi modo de ver, algo incoherente, sin sentido en el texto,¿con que fin lo escribiste? ¿para provocar risa? hay oficios mas acordes con la risa frenetica y estupida, pero mientras seas escritor deberias provocar otro tipo de carcajadas; y es que hacer reir con la imagen de ingrid rascandote una pelota es muy facil, ¿ no te parece?, hasta un borracho en una esquina puede entreter a su publico diciendo tamaña "guevonada"

Hay otras cosas que si me gustaron mucho, por ejemplo eso de el hipo... ese tipo de cosas descabelladas y , al mismo tiempo sensatas, son las que me hacen leer y comentar tu blog...
muchas gracias por tu texto. Te envio un sincero abrazo.

el perdido miércoles, julio 16, 2008  

Señoras y señores, todos ustedes andan tan afanados que se le olvida firmar los comentarios. No me interesa entrar a responder a los anónimos. Anónimo es una máscara de miedo. Así, que esos comentarios que me interesan sontinuar, conversar con ellos, mientras no tengan nombre, no me serán más que viento. Bacano el viento, pero es solo veinto. A jhon le digo que eso de que soy escritor es un error, en esta ausencia que tuve, corta, me di cuenta que soy más olvido que reconocimento. Un abrazo a los que firmaron sus comentarios, a los que no, un poquito de viento, por si algo.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP