Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


La condena

>> lunes, 1 de mayo de 2017


“Cierra los ojos y no grites,” me dice. Sé que ve cómo en la noche paso la lengua por el filo de los colmillos.

2 comentarios:

María Perlada lunes, mayo 01, 2017  

Una lengua que estremece y hace temblar.

Besos.

Juan Camilo lunes, mayo 01, 2017  

Maria
Si, es cierto, una lengua que alarga la vida. Un abrazo.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP