Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Fluir

>> sábado, 10 de octubre de 2015



Aprendo viento a romper las cadenas que fabrican los que se proclaman “buenos ciudadanos”. Estas personas en su idea de “buenos ciudadanos”, los ejemplares e incorruptibles atentan, con la rigidez de sus actos, contra lo espontaneo. Son ellos los que han reducido notablemente la fascinación de caminar sin rumbo. Son, gracias a su idea del bien y del mal, los conserjes de baratijas en desuso, las buenas costumbres echadas a perder. 

Rompo las cadenas. Rompo con las ideas que tienen de mí. Rompo con las esperanzas puestas en mí. Rompo con lo que creo de mí. Rompo con lo que no he sido de mí. Voy terrible y vital. Voy sin rumbo hacia la selva frondosa de lo nuevo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP