Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


El viudo

>> jueves, 30 de mayo de 2013


Te niegas a aceptar que sus labios ya no florecen en los tuyos. Te cuesta admitir que una especie de silencio, de esos que hacen temblar las palabras, ocasiona que su cuerpo no sea el lugar de tus apariciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP