Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Fatal

>> viernes, 27 de abril de 2012

Las horas se enferman de muerte.

Bajo todos los rostros
las miradas manchadas de tristeza.

El gris es un ancho suspiro del paisaje.

Los sueños se caen de la cama
y las cucarachas los rondan.

Herido de amor
cierro los párpados.

En el pecho
  un animal negro
    remueve las viseras .

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP