Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


El náufrago

>> sábado, 16 de julio de 2016



La soledad lo inmoviliza.
Por dentro, temblores y derrumbes.
Invierno crónico.
Ni los ojos, las fosas nasales,
las orejas, la boca,
el ombligo y el culo
sirven para evacuar el llanto.
Se inunda de abismos.




3 comentarios:

María Perlada sábado, julio 16, 2016  

Cuando todo se hace lluvia hasta el mar de los ojos.

Un beso.

Juan Camilo jueves, julio 21, 2016  

Maria
Es cierto, y se navega al abismo y luego sale el sol

Amapola
Gracias por tu comentario

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP