Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


País de asesinos

>> lunes, 16 de septiembre de 2013


En Colombia, lamentablemente, existen asesinos en serie más letales que los que exhiben los programas policiales y las películas gringas. Hombres como Garavito o Pedro Alfonso López, entre otros, le han hecho mucho  daño a la comunidad del Sagrado Corazón calcinado por la injusticia del sistema judicial colombiano. 

Pero algo más aberrante que los asesinos en serie son los medios de comunicación y los grandes poderes industriales. Estos poderes utilizan las fechorías inhumanas de los asesinos como publicidad de venta. Por ello, los extras o las chivas son las declaraciones descarnadas de algunos de estos individuos. 

No está de más que así como hicieron con Pablo Escobar y todos esos personajes de la narco política, los paramilitares… aparezca una serie en alguno de los canales nacionales recreando la historia de alguno de estos asesinos. Como si el asesinato fuera un pasaporte al estrellato en la sociedad de nuestro país. 

Se debería exiliar a estos personajes, no darles protagonismo, llevarlos a una muerte mediática, porque no son ejemplos a seguir. Pues una muerte es un hecho para lamentarse. Por ello, se debería esforzarse un poco, si lo que se quiere es un cambio verdadero en nuestra sociedad, en exaltar aquellos personajes que han dedicado una vida a una causa noble: el agricultor, la profesora de una escuela rural, el músico de pueblo, el poeta de publicaciones piratas… pero no, como no se ven porque no son escandalosos, extravagantes y vulgares, no son dignos de nuestros afectos. Este desconocimiento de los grandes hombres y mujeres se debe a que no se ajustan al márquetin de venta de los medios de comunicación. 

Considero que los medios masivos, al menos esa es mi perspectiva, están creando un modelo de vida retorcido, facilista, amoral en Colombia… Aprovechan que la juventud colombiana dedica la mayor parte del día a la televisión y las redes sociales y los sumergen a la moda mediática para atraparlos como una mosca en una tela de araña. Así garantizan fieles espectadores, fieles televidentes, constantes infelices que han trasladado sus sueños a las pantallas. 

 Los grandes medios, los grandes poderes, nos están alejando de la posibilidad de respirar y de encontrarnos en nosotros mismos. Parece que entre más nos perviertan, entre más nos retuerzan y confundan, más les conviene para seguir lucrándose a costa de la sangre derramada de miles de colombianos en el transcurso de la historia patria.

2 comentarios:

José Luis Ávila Herrera lunes, septiembre 16, 2013  

Qué tal Juan!
Las cosas están cambiando en todo el mundo.
Ya nada es como antes y cuesta decirlo que el daño a la sociedad, es irreversible.

Te invito a visitar mi blog Banco de Imágenes Gratis en el que podrás encontrar muchas fotos gratis para ver, disfrutar y compartir.
Saludos en la distancia.

Juan Camilo lunes, septiembre 16, 2013  

José Luis
Muchas gracias por sus palabras. Es cierto, el mundo cambia constantemente. Confio que todos estos cambios que en apariencia son caos sean una apariencia del bien.
Un abrazo desde la distancia

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP