Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


la ciudad

>> martes, 31 de agosto de 2010





Como enfermedad terminal
el gris se expande en la montaña
engendrando sonámbulos

Más de cuatro millones de cuerpos
temen a sus sombras que afilan en la noche
más de cuatro millones de cuchillos.

1 comentarios:

Lu miércoles, septiembre 22, 2010  

Mas de cuatro millones de litros de sudor entre aquellos que simplemente caminan, toman, los que tienen pesadillas, los que comen, los que tienen sexo, los que están en reuniones, los que miran tv... todo lo que puede ser ignorado, que va pasando y que a veces no se alivia con un soplo del viento...

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP