Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Se le contesta a Sergio Alejandro Henao, que el poema tiene cuatro estados

>> jueves, 16 de octubre de 2008

Tierra
Mi Sergio, no hay método científico a la hora de concebir un verso ni barcos de papel ni sombrillas abiertas para mirar el cielo. El verso como luz a los ojos, como frío a la piel, como sangre a las venas es al poeta tierra movediza. Porque hay rascacielos al abismo tras cada verso que atraviesa los sentidos. Y todo es absorbido, hasta el letargo que padezco. Y todo es música manifestada en dolor y alegría, en odio y amor, en tierra y respuesta.

Aire
Mi Sergio, El poema es un canto a un imposible entendimiento, al la constante mi-seria, por algo se escribe, por algo escribes, por algo escribo. Por eso el poema es multidireccional como el viento. El poeta es un embudo a la página, un intermediario, un médium, un árbol en que el poema anida cuando le da la gana.

Agua
Mi Sergio, tienes razón, navego en espejismos. Y creo no soy poeta porque el poeta no elige ser poeta. No se educa para escribir versos de la misma manera que un abogado o ingeniero. No edifica ladrillo a ladrillo un poema. El poema es un susurro en un país sin territorio, un movimiento, un aleteo, un océano contenido en un vaso de cristal.

Fuego
Mi Sergio, no sé si despierte, pero si acudiré a la mesa de mortandad a ver el chocolate servido. No sé si beba, estaré ahí. No se si hable, estaré allí. No sé si escriba porque el poema no es un acta de El Colombiano o El espacio, no es una noticia porque la noticia no tiene alma. El poema es un trozo de alma en estado gelatinoso que tiembla con la temperatura en la palma de la mano. Es sustancia incolora, incolora, inanimada para espíritus afanados. Vos sabes eso más que nadie. Porque el poema es divinidad hecha lenguaje, inexplícale y maravillosa como una flor al alba, un relámpago en la tormenta, una antorcha encendida.

4 comentarios:

Sergio Alejandro Henao jueves, octubre 16, 2008  

Bueno, menos mal nadie está diciendo lo contrario. Lo que dices complementa antes de responder, pues no hay pregunta para responder en lado alguno.

La poesia, como diría jaime, a quien cito interminablemente, es todo eso que os han dicho, y esta cajita roja que no es nada sino ella misma por dentro. Y mas que estados, el poema tiene poetas. Es el poeta el que tiene estados, aun se plasme el poeta en el poema. EL poema de tanto que tiene, no tiene nada.

Para que leas el poema que te escribí subete a la nube de la que crees haberte bajado. Ese poema solo se puede entender desde arriba, y jamas contestarle nada, porque no es lo que se pide. El poema, como tus cartas, cumplen funcion de abrazo: se dan y se reciben. Pues mis poemas, al menos hasta donde me lo han contado, no son ni teorias ni afrentas.

Un abrazo.

el perdido jueves, octubre 16, 2008  

Me gustan tus abrazos y tus poemas. Aprendo a respirar sol.
te quiero

el perdido jueves, octubre 16, 2008  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cesar jueves, octubre 16, 2008  

polla, ¿que comentario suprimiste?

el poema es la pulsación primera del arte, es el respiro de las cosas. la poesía, en fin, es un estado.

bon dieu???

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP