Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


El indescifrable olor de la individualidad

>> lunes, 11 de enero de 2010


La loción potencia la desconfianza en sí mismo porque se huele para el otro. Por pretender que somos un olor que no nos pertenece olemos a desinfectante, a superficie, a lo que no somos.

Gusta oler bien para denotar limpieza. Nos bañamos para parecer buenos cristianos. Utilizamos el aseo y el olor artificial para ocultar las malas intenciones. Fabricamos una aureola olfativa para rechazar el olor del vagabundo que huele a no me hable de frente y no me importa su historia.

Hice un experimento. Quería saber si mi olor era agradable a las mujeres. No me bañé un sábado. Tuve un sueño húmedo en la madrugada del domingo y no me limpié. Salí fermentado de casa a las cinco de la tarde. Me senté a tomar un café. Del azar una mujer me contó de sus días oscuros en la adolescencia. Me despedí. A pocos metros escuché mi nombre. Una ex-novia me invitó a salir. Quería que nos viéramos uno de estos días por si de pronto pasaba lo que queríamos. Inventé una excusa. Quería irme a casa. Tomé una moto-taxi. Ese día comprobé que el olor propio es más efectivo que el efecto Axe.

El sacerdote huele a escalera de bambú y sopa de fideos con espinaca. El adolescente a aceite quemado, sangre coagulada y reggaetón a alto volumen. La profesora recién graduada de la universidad a sedal rizos obedientes anti frizz y colonia de rosas. La oficinista a helado de ron con pasas derretido. La colegiala a hierba húmeda y romero. La ama de casa a detergente y eucalipto.

Por oler bien se nos olvidó oler. Estamos confundidos porque olemos a todo menos a individuos. Tememos al propio olor. Disgusta sabernos mamíferos. Acumulamos toxinas y feromonas porque es más saludable taponarse los poros con lociones. Educamos el olfato para el olvido.

Pero basta con llevarse la mano a la nariz. Aspirar. Aspirar. Huele a animal de sol, a individualidad, a naranja, a papá, a hombre primario, a día de no baño, a cuarto oscuro, a pino podado, a sombrero volteado, a conversación de íntimos y a niño que mira el cielo desde el copo de un árbol.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP