Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


El abuelo

>> jueves, 16 de julio de 2015


Luis le argumentaba a su abuelo que ya había entendido el misterio de las mujeres. Decía que a ellas se las conquista con la palabra. Por eso había estado leyendo para poder ampliar su léxico. Además, con un poco de determinación y autodominio sería un hombre irresistible. El viejo, ya curtido en experiencia y amores, sonrió al mirar la prisa del nieto, la necedad bien argumentada, la incapacidad de jugar a ser espontaneo y los sentimientos juveniles. Con ternura le tocó el hombro y le dijo a Luis lo siguiente: “Sabrás que comprendiste el misterio del amor cuando tu corazón sea la casa en la que duermes profundo, sin anhelo y despiertas con una sonrisa al escuchar el canto de los pájaros”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP