Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Samurái

>> domingo, 18 de mayo de 2014

-         
 

- Ahora que tienes mi espada en tu cuello, qué harás para defenderte.

- Nada. Moriré como es debido, pero te esperaré en la otra vida. Pues solo has ganado una batalla y no la guerra.

2 comentarios:

escuchando palabras domingo, mayo 18, 2014  

adhiero a este pensamiento...son situaciones que se nos presentan en la vida misma....feliz domingo!

Juan Camilo domingo, mayo 25, 2014  

Escuchando palabras

es cierto, las vidas se relacionan

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP