Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Cuasi paro cardíaco

>> domingo, 27 de febrero de 2011

Admito que no he sido un santo. El que ahora esté tranquilo y alegre no implica que siempre fue así. Soy también el pasado que purgo, las mujeres con las que me enredé. Mujeres que no escuché por tocarlas. Mujeres que irrespeté para no suplicarles afecto. Mujeres que tuve que vomitar para asumirme propio y acudir a la mesura. Pero los recuerdos son insepultos mientras sean dos los que se eviten. Me explico, conocí a Sandra en un bar a puertas cerradas. Ella tenía una aureola de deseo y me dejé envolver. Esa noche nos tocamos como marsupiales porque lo nuestro era fuga, tristeza acumulada, herida abierta, un encuentro imposible. En fin, eso fue hace mucho. Pues, por estos días ando en la tarea de pensar específicamente en lo suficiente para tener tiempo de sonreír. Además, celebro que conocí la mujer con la que quiero estar muchos días porque no me hace preguntas. Nada más, la semana pasada, estaba en la casa de Lucrecia, la cómplice, y le ayudé a recolectar naranjas.

- ¡Florentino! Las mejores naranjas son las del copo. Son las que más jugo tienen, dijo Lucrecia.

- Lu, recuerdo que de pequeño me trepaba a los naranjos a mirar las nubes. Me quedaba en ellos mirando como pasaban sin prisa por el firmamento, mientras me chupaba un casco de naranja...

- ¡Florentino! espérame un instante voy por un recipiente.

- No hay problema, concluí.

- ¡Florentino! ¡Si..! ¡Florentino… qué sorpresa! ¡El mundo sí qué es un pañuelo!

- ¡Ho-ho-la!, respondí al ver a Sandra en el balcón del segundo piso de la casa que rentaba Lucrecia.

- ¡Qué haces ahí!, continuó.

- Ah, eh, recolectar naranjas porque soy un experto… eh… de pequeño me pagaban por esto…

- No bromees, es muy extraño que te vuelva a ver, ahí, trepado en el naranjo de la casa de la vecina.

- Si, pero es que… ¡espera..! ¡Luuuuuuuuu..!

- ¿Parece que ya se conocen?, dijo Lucrecia.

- Si, la conocí en un bar que frecuentaba, respondí.

- Es cierto, íbamos al mismo bar y una que otra vez cruzamos palabras, repuso Sandra.

- Chao Sandra, un gusto verla, ya sé donde vives, dije mientras me bajaba del naranjo.

- Chao, repuso Sandra, pero su mirada era fuego, dos minutos más y me hubiera rostizado las pestañas.

- Florentino, ¿Dónde conociste a Sandra?

- Ah… si… en un bar. Hace mucho tiempo no la veía. ¡Qué sorpresa encontrármela así, tan de frente! Uf… Es un bumerán la vida… ¡Todo vuelve!, por eso, negrita, te tiro un beso y un abrazo.

5 comentarios:

Malena domingo, febrero 27, 2011  

Sorpresas q te da la vida...
:)
Sólo faltan las letras de Sabina...

Besos y buen comienzo de semana!

(Recibiste mi comentario en el anterior post?)

Juan Camilo domingo, febrero 27, 2011  

Malena
Claro que leí tu anterior comentario. Muchas gracias por sus palabras. Cada vez más cercanas, más familiares. Un enorme abrazo para cada uno de tus átomos.

Aldabra lunes, febrero 28, 2011  

Coincidencia, circunstancia, la vida… Todo pasa por algo. Biquiños,

Belén lunes, febrero 28, 2011  

Eso de la vida como un boomenrang es más cierto que cualquier otra cosa...

Besicos

Juan Camilo viernes, marzo 04, 2011  

Aldabra
es cierto, todo pasa por algo

Belén
Hay que estar cuidadoso con lo que se hace.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP