Crearme, recrearme, vaciarme, hasta que el que se vaya muerto, de mí, un día, a la tierra, no sea yo...

Juan Ramón Jimenéz


Espejismos

>> lunes, 9 de noviembre de 2009

Estaba en ropa interior sobre la cama. La sábana la arropaba hasta las rodillas. Parecía más delgada. Se tocaba la entrepierna sin dejar de mirarme. Bordeaba los labios con la lengua. La besé. Nuestras pelvis se rozaron, se reconocieron, se extrañaban. Entré a ella sin cruzar fronteras, sin preservativos, sin lugar de origen. Desnudo de conceptos.

- No te preocupes. Puedes abrazarme. La fragilidad no es una enfermedad venérea, dijo ella.

La abracé y no sentí los latidos de su corazón.

- No me cuidé. Me preocupa la posibilidad de ser papá.
- Tranquilo. No hacía falta los preservativos. Tu cuerpo nunca tocó el mío. Mi cuerpo nunca sintió el tuyo. Necesitabas mi imagen para la fuga del instinto. Me despertaré a miles de kilómetros de tu lecho. No hubo contacto. No te recordaré. Así que puedes abrazarme sin miedos ni compromisos.
- Espera ¡Pero te veo! Espera. Esto es complicado. Ehhh… es decir… ehhh… tú… ehhh…
- Si.
- Espera. ¡Adonde vas!

Intenté tomarla de la mano y mi manó atravesó su mano como un espejismo. Su cuerpo se desvaneció como un copo de nube. Su reflejo dejó un eco de burbujita reventada en el aire. Cerré los ojos. La oscuridad se hizo lamento con el croar de las ranas.

5 comentarios:

FER! lunes, noviembre 09, 2009  

Wow! "La fragilidad no es una enfermedad venérea!" ... me encantó!
Muy romántico: roza lo posible y lo imposible a la vez. Me encantó.
Saludos, colega.
FER!

Paprika Jonhson martes, noviembre 10, 2009  

simplemente, me gusta... (algo lo arrojaba desde dentro)

El otro miércoles, noviembre 11, 2009  

Se me hace raro ese tipo de escritura, tan romantica, tan dulce, tan "fresas con crema" en un tipo como vos. Sin embargo, supongo, porque lo que se dice por estos medios siempre se supone, que ese texto es un fruto - ¿de que? no se- y como fruto es dulcesito, idealizado, altivo.

Ojala te sigan floreciendo las manos.


Pd: parcero gracias por los comentarios en el blog - aunque a veces confundo su nick y, no se porque, creo q es jhon siempre termino agradeciendo lo que me dice-. A uno lo gratifica que alguien que se admira lo lea siquiera, ya que lo comente es una verdadera alegria.

programador holográfico. jueves, noviembre 12, 2009  

t recuerdo muy bien
y esto hace qe tu ausencia
deja qe mi imaginación
haya entrado en tí
sin preservativos
sin conceptos.
es normal extrañar

(zhu)

Arkano viernes, noviembre 13, 2009  

Parcero, un saludo. Después de tanto tiempo, saludarte, no es ni una obligación ni el siguiente paso de un protocolo ya pactado, es una necesidad en tiempos tan distantes. Siempre que repaso tus letras me abismo de ralidades.
Un abrazo... Alex

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP