Casi siempre es el miedo de ser nosotros lo que nos lleva delante del espejo.
Antonio Porchia


Mi posición política está mandada a recoger, como deberían estar todas las posiciones políticas.

>> sábado, 13 de octubre de 2007

Mis amigos creen poder salvar el mundo. Mientras los escuchaba recordé, que hace meses, perdí una novia porque no asumí una posición política. Ella no entendía como a mí no me preocupaba el macabro gobierno de Álvaro Uribe. Yo le dije que tampoco sabía porque no me preocupaba. Creyó que le estaba tomando el pelo y me dejó por no ser revolucionario. No volví y ella ahora está embaraza.
Cambiar el mundo no es posible. Las doctrinas están pensadas por hombres y por ende tienen fisuras por las que el control y el poder se filtran y generan la supremacía de los unos sobre otros. No hay igualdad entre los hombres. Los unos disfrutan destruyendo a los otros.
Basta con mirar la prensa colombiana para enterarse que la guerra ha sido la razón de nuestra historia, el deporte de la injusticia.
Uno se pregunta entonces ¿Para qué sirve el gobierno? ¿Para qué la democracia? ¿Para qué la oposición? Si las cosas siguen igual, incluso peor. ¿Los muertos registrados no son ya suficientes?
Quizás sea muy pesimista y si se pueda salvar el mundo. Pero de ser así, no tomaré partido de ninguna reforma. No me interesa. Hay gente nacida para esas cosas, por algo se hacen llamar sociólogos, economistas, politólogos, etc. Que ellos entonces, si pueden, incluso mis amigos, salven el mundo.
Considero que para cambiar el mundo habría que acabarlo. Matar o desaparecer aquellos que estén en desacuerdo, aquellos que por sus condiciones de obreros y de discapacitados mentales no entienden la magnitud del asunto. Así, quizás, con los pocos que queden sea posible un mundo mejor.
No veo como los hombres se subordinen felices y realizados a un acuerdo común. El hombre es testarudo por naturaleza. Habría que extinguir la individualidad del hombre. Y sí el hombre no sospecha quién diablos es ¿Cómo se pretende que conozca a otros?
No propongo nada que este almargen de uno mismo. El único mundo posible de cambiar es el interior, el propio, el más íntimo. Y eso que ese es un mundo aún desconocido. Pero cualquier avance, desde ese punto de partida, puede generar cambio.
Querer cambiar el mundo sería una perdedera de tiempo y un desgaste innecesario. Al menos para mí. El tiempo que podría gastarme parado en un parque, en un auditorio, en reuniones con políticos lo invierto en pensarme y pensar que haré para ganarme la vida. Como conseguiré una casa y un trabajo estable y como haré para que el pelo no se me caiga antes de tiempo.
Mis preocupaciones están más al alcance de mis manos. Me dirán que soy un egoísta y solo pienso en mi bienestar, cuando el mundo se desmorona y se destruye. Si, es verdad, soy egoísta. Pues por más que me angustie eso no va a cambiar la mentalidad del político que roba el dinero público ni la del asesino que quiere saciar su sed de muerte.
El único mundo permeable es el propio. Es saludable cambiar de filosofías cada cinco años. De ahí que las cosas que me desvelan sean las mas obvias, como tener presente que a un tinto no se le puede echar sal y una camisa morada no combina con un pantalón naranja. Además, no se puede ir a un dentista a curarse de un daño de estómago.
Me interesan, en gran medida, las cosas simples, las que me son útiles y me sirven para las necesidades básicas. Ejemplo conseguir dinero, no mucho, el suficiente para tener que comer, vestir, dormir y cerveciar.
La vida no es tan complicada como para embarcase en esa empresa de querer salvar el mundo y ser el mártir de una idea ajena. La vida debe sernos vivible. Y eso es posible si soñamos cosas posibles.
Primero uno y luego, si queda tiempo, los otros. Suena crudo, pero es mi más sincera posición.
El hombre no puede menospreciarse al querer cambiar a otro individuo si éste no quiere cambiar. Eso sería como salvarle la vida a un suicida, que sería igual que matarlo.
En síntesis, no creo en la política ni en la democracia ni en ningún mecanismo de gobierno. Las cosas están tan desastrosamente bien constituidas que es una utopía renovarlas. Ese monstruo establecido no lo permite, así, en los deseos reprimidos de una nación se pida a sollozos un cambio.
Mi único gobierno es el mecanismo de mis decisiones. Soy mi patria. El resto es un accidente que pensaré como evitar y soportar. Por ello no creo en el voto y no voto.
No creo en el cambio que esté al margen de uno. Ese cambio radical que promete un mundo mejor. Mientras existamos los pobres, los que no sabemos la utilidad de la política, los que cada día estamos más jódidos, los que nos reproducimos como conejos, los que optamos por la religión del analfabetismo, los que sonreímos con el estómago vacío, los que si morimos no importamos. Mientras la política, por culpa de la misma política, nos sea ajena como los problemas del vecino, el mundo no se puede cambiar.
Por esa cosa de la política, por ese juego del bienestar público, hemos descuidado nuestra propia vida por seguir los sueños de otro. No votar ni creer en nadie diferente a uno mismo. Quizás así, sin la política, su sentido social, tenga vigencia, al saber que es lo que decidimos para nuestra vida. Quizás, entonces, amigos míos, cuando tenga las cosas claras, iré con ustedes a donde sea, convencido de que se puede cambiar esta mierda.

1 comentarios:

Anónimo,  lunes, octubre 15, 2007  

Compañero,

Nada nos dices cuando nos comentas que la causa del hombre es una causa perdida. La decepcion es un sentimiento que tenemos antes de emprender toda lucha, eso es el caracter de las causas perdidas. Si fuera algo en lo cual supondriamos el exito de entrada, seguro no lo intentariamos.

Tu egoismo es heroíco, propio de un poeta. Lo otro, y no es por restar merito a tu posicion, es que es obvio reconocer en los escritores un personaje que por el hecho de leer libros y conocer un poco mas, se comienza a sentir ajeno al conjunto, maxime cuando se han detenido en escritores como Vallejo, para el cual colombia solo cambiaria con la bomba atomica.

Resulta que a veces es dificil sustraerse por completo a los espacios, y en la medida en que dependemos de un medio, miserablemente, para substir; a la vez que un sistema ha determinado inclusive la forma en que tienes que vivir, en esa medida debemos procurar cambiar, al menos en intenciones, el estado artificial de las cosas. Es un juego, si fuera serío creelo que no estaríamos involucrados.

Como te digo, lo que mencionas todos lo sabemos, pues el hombre siempre va a ser sospechoso y no se necesita ser muy agudo para descubrirlo, por ejemplo, las vacas lo saben plenamente, aunque si hay que reconocer que ellas son mas inteligentes.

Hay algo mas que se debe reconocer: no encuentro coherencia entre querer estarse quieto y no tomar partido en las situaciones politicas o sociales, y a partir de alli fecundar un pensamiento, es decir, una critica que a la vez prentende hacerse publica. Un escritor es siempte alguien posicionado en un punto de las ideas, por eso es que hablan mal de un gobierno, mencionan las AUC en sus novelas, y se queja de que la mierda este como este. Establecer una critica, que en este caso sería una posicion, es de por si tomar parte para iniciar un cambio. A alguien se quiere despertar siempre cuando hay un alarido intencionado.

Como vez, siempre queda dificil sustraerse. Para creerte lo que dices, tendria que venir precedido de un gran silencio que no dejara lugar a dudas de que a este tipo nada le importa.

De ideas, y esto segun mi buen Max, hay que cambiar tres veces al dia. Se se hiciera cada 5 años, imaginate como moririamos de virgenes de ideas, tan solo unas 10 como maximo en toda la vida, y eso que siendo muy optimista.

Bueno, finalmente os concedo todo el derecho a tener la posicion que tienes, comentandote que yo tampoco hago uso del voto. La politica que se mueva en este municipio no es lo que le sale interesando a uno. Pues la unica forma de tomar partido no es esa. La politica no es la unica manera de gritarle a los otros que despierten, que los estan atolondrando. No se por que, será por que uno es del pueblito y maluco que la gente se emburresca sin mas. Yo creo que el sentimiento de manada en algunos se hace mas notorio, aunque sea tratado con cierto desden.

Mi hermano: En el anonimato absoluto, en el silencio heroico, en la indiferencia total, en el aislamiento y la renuncia, supongo que esta aquella posicion que mencionas. No se... no se.

Estamos hablando.

Publicar un comentario

Cada palabra es un conjuro para espantar la soledad

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP